26/02/2018

Zeuko, heredera de la grúa Carola y del Puente Colgante de Bizkaia.

   Zeuko, sucesora de la industria siderúrgica y de elevación de Bizkaia posee los planos originales de la emblemática grúa Carola fabricada en 1957 a petición de los astilleros Euskalduna.

   Del mismo modo Talleres de Zorroza, una de las empresas que dio origen a Zeuko, participó en 1890 en la construcción del puente colgante de Bizkaia.

 

   Bilbao, años 50, cada mañana una joven de nombre Gerónima Carlota Iglesias Hidalgo, conocida como Carola  trabajadora de Hacienda de Deusto, cruzaba la ría de Bilbao en el gasolino, como se llamaba al bote de la misericordia, para acceder a su puesto de trabajo situado en la plaza del Sagrado Corazón. Su pelo rubio y su porte causaban un revuelo entre los trabajadores de la empresa Euskalduna, quienes se encaramaban a la grúa para admirarla y hacían sonar las sirenas de la fábrica acompasándolas a su paso. El revuelo era tal, que el director de los astilleros ofreció un vehículo a Carola para que le trasladara de casa a su lugar de trabajo para evitar que se paralizara la producción. Ella se negó y la situación continuó hasta convertirse en leyenda y dar así su nombre a la más famosa grúa de Bilbao.

   La Carola o Karola de un color rojo lleno de magnetismo, antiguamente pintada de gris, es una grúa cigüeña de 30 toneladas de peso, con una altura de 60 metros capaz de levantar 60 toneladas, una grúa portuaria de tipo móvil que se utilizó en la construcción de embarcaciones para los astilleros Euskalduna. La grúa fue diseñada por Arturo Llorente Bodegas para Talleres Erandio S.A. y se construyó entre los años 1954 a 1957, estando en activo hasta 1984. La construcción se hizo mediante perfiles roblonados uniendo las chapas que forman la estructura metálica mediante tornillos calentados a 900 grados centígrados incrustados con un mazo en su lugar correspondiente. El motor principal de 65 caballos de vapor de potencia, fue realizado por la empresa bilbaína Elorriaga Industria Eléctrica de Zorrozaurre. Se trataba de la máquina elevadora de mayor potencia fabricada en el estado, la primera en atender trabajos de prefabricación y montaje de bloques en grada que se instaló en Bilbao. Esta potente grúa fue colocada en la cabecera de la grada b1 y su trabajo consistía en levantar, trasladar y voltear los elementos del casco o maquinaria que se habían elaborado en los talleres para acoplarlos al buque.

  La cabina de mandos estaba situada a 35 metros sobre el suelo y el cuadrilátero a 60 metros. Se movía sobre vías para poder desplazarse sobre el muelle. En su recorrido sobre estos raíles se encontraba una curva, haciendo que la Carola se contonease como la mujer que veían cada día, por eso decidieron bautizarle con su nombre.

   La grúa Carola estuvo en activo hasta el cierre de Euskalduna, después quedó en desuso y fue objeto de actos vandálicos hasta que el Ayuntamiento de Bilbao la adquirió con el fin de donarla junto al resto de instalaciones de los astilleros, los diques secos y la caseta de bombas, a la Diputación Foral de Bizkaia para que formara parte del Museo Marítimo Ría de Bilbao. Ahora está emplazada en las cercanías de la casa de bombas y es la única grúa que existe en Bilbao cuya función fue la construcción naval.

 

   El Astillero Euskalduna

   La compañía Euskalduna de Construcción y Reparación de Buques (Astilleros Euskalduna) se fundó en 1900, a cargo de Ramón de la Sota y Llano junto a los principales navieros de Bilbao, empresa situada donde hoy en día está el palacio Euskalduna.

   Constaba de tres diques, en el primero se procedía a la construcción de buques, el segundo a la reparación y el tercero se destinaba a los buques de mayor tamaño. Estos diques se controlaban mediante bombas, y la caseta de bombas que se conserva data del año 1903.

   La industria en Bizkaia siguió un patrón concordante en todas las áreas en cuanto a expansión y declive determinado por los períodos de guerra de la época.

   La guerra mundial hizo que la producción de los astilleros y de otras industrias crecieran.

   Durante el período de entreguerras sin embargo, debieron diversificar su producción abriéndose a  todo tipo de construcciones metálicas, como vehículos, ferrocarriles, etc.

   Durante la postguerra española, la difícil situación económica hizo que no se pudiera desarrollar la producción debido a la falta de materias primas y mano de obra cualificada. Hasta 1958 no se llegó a superar regularmente la producción que se realizaba en los años 30. 

   A partir 1956, con la aprobación de la ley naval y el apoyo de la administración del estado a los astilleros, se realizó un desarrollo sostenido de la producción, hasta llegar a las décadas de 1960 y 1970 que fueron de enorme expansión y de un crecimiento espectacular.

   En 1969 se fundó Astilleros Españoles S.A. AESA mediante la fusión de dos astilleros privados vascos, la Compañía Euskalduna de Construcción Naval y la Sociedad Española de Construcción Naval (La Naval de Sestao) y la empresa pública Astilleros de Cádiz. AESA era la mayor empresa astillera de España y una de las mayores de Europa. El objetivo era poder competir con la construcción de grandes buques petroleros.

   A partir de 1978 se produjo un descenso de la producción, esta bajada se intentó evitar mediante la especialización en buques de mediano tamaño (bulk-carriers) y buques especiales festa (frigoríficos).

   En 1984 se decidió cerrar la factoría Euskalduna abriéndose un largo proceso de resistencia por parte de los trabajadores que hicieron frente a esta eventualidad con todos los medios disponibles a su alcance. En 1985 se redujo a la actividad únicamente a la reparación manteniendo a 200 trabajadores, menos del 10% de la plantilla. Finalmente, en 1988 se cerraron definitivamente las instalaciones y se dio paso a  la reconversión urbanística de la zona.

   Tras su cierre en 1988 los diques, la grúa Carola y la caseta de bombas quedaron como parte del museo Marítimo Ría de Bilbao y el edificio de oficinas, situado en la céntrica plaza del sagrado Corazón de Jesús, pasó a ser ocupado por varias empresas de todo tipo. En los terrenos que ocuparon las instalaciones del astillero se construyó el palacio de congresos y la música y el puente euskalduna que hoy todos conocemos.

   En julio del año 2000 AESA se disolvió, dando paso junto a la empresa Nacional Bazán, al grupo Izar.

   La competencia en el mercado internacional aumentó sobre todo con los constructores asiáticos, Japón y Corea del Sur que hicieron que los pedidos en los astilleros europeos cayeran, la entrada de España en la Comunidad Económica Europea obligó al sector a adaptarse a la normativa comunitaria y reducir gradualmente las ayudas públicas y a abrir el mercado español a la competencia europea.

 

Orígenes de Zeuko

   En 1987 Talleres de Zorroza, creada en 1871 y originariamente denominada Marinel-Lofreinke-Tous y Cª, sociedad colectiva de origen inglés con el objetivo de fabricar estructuras mecánicas y metálicas, participó en la construcción del puente colgante de Bizkaia, acaecida desde mayo de 1890 a julio de 1893. El tablero del puente está formado por una viga con cruces de San Andrés realizada en acero dulce en Altos Hornos de Vizcaya y armada en los Talleres de Zorroza.

   En 1901 se convirtió en sociedad anónima y es entonces cuando cambió el nombre a Talleres de Zorroza. El punto álgido de producción fue tras la guerra europea, debido a la alta demanda. Tras varios intentos de reconversión se fusionó con J.J. Krug S.A., Urbasa y Elyma, cuyo director general desde la década de los años 60 fue Iñaki de la Sota Poveda, nieto del fundador de Euskalduna Ramón de la Sota y Llano, y formaron en 1987 la empresa Saelmat SA de elevación, manutención y transporte.

   Zeuko, surgida como tal a mediados de la década de los 90 perteneciente al grupo Mareiport, es heredera de la tradición industrial que se inició en los años 50 con el conglomerado de ese grupo de empresas: Zorroza, Elyma, Urbasa, Krug y Omega, quienes le dan el nombre, y lidera el desarrollo industrial en puertos, astilleros y empresas siderúrgicas. Se consolida como ingeniería de referencia en sus campos de actuación, a la vez que extiende su oferta a nuevos sectores, centrales hidroeléctricas, nucleares y cementeras que se unen a los ya presentes en su portfolio: puertos, astilleros y nucleares, trabajando bajo licencia de primeras marcas como Demag, Liebherr, Krupp, Paceco o Man, acelerando el proceso de transferencia tecnológica.

   Actualmente Zeuko se encuentra en proceso de crecimiento y expansión, integrando a sus soluciones nuevas tecnologías que aumentan el valor añadido a nuestros clientes y honrando su pasado tan ligado a la siderurgia de Bizkaia y del que tan orgullosos nos sentimos.

 

 

 

 





   Parque Tecnológico Zamudio
      Edificio 207 / B
      48170 Zamudio (Vizcaya)
      España



   +34 94 420 93 57
   zeuko@zeuko.com